Huesos de San Expedito, receta de dulces tradicionales

Inicio/Recetas/Recetas de pasteles y galletas/Huesos de San Expedito, receta de dulces tradicionales

Huesos de San Expedito, receta de dulces tradicionales

Huesos de San ExpeditoAquí estoy con mi primer artículo de huesos de San Expedito para la Pepeweb. Me presento con el pelo bien planchao y la raya bien hecha, los calcetines caladitos de perlé bien subidos y la muda limpia, cual si fuera una niña buena.

Al hilo de la reivindicación del dulce tradicional en que pretendo embarcarme y que ya comentó Pepe en la ruborizante presentación que me hizo, he elegido un dulce muy racial y que en mi casa causa furor: los huesos de San Expedito. Yo los conozco en Madrid por este nombre, pero se hacen con un tipo de masa que se encuentra en muchas regiones con diferentes nombres y diferentes formas, también como rosquillas. Recuerdo que mi hermana me trajo de Astorga algo muy similar cuando di a luz a uno de mis churumbeles, pero en lugar de forma de huesos o bastoncitos como estos que nos ocupan, tenían forma de pelotilla. Si estarían buenas las pelotas que aún me acuerdo.

Ingredientes

Para unas 40 piezas:

  • 300 g de harina de repostería
  • 1 yema y 3 huevos medianos enteros
  • 1 dl de aceite de oliva
  • 45 gr. de azúcar
  • 1 chorrito de anís dulce
  • 10 g de anises (facultativo, aquellos a los que no les gusten los anises pueden prescindir de ellos, pero en mi opinión dan un sabor riquísimo)
  • Aceite para freír (hay quien prefiere el de girasol al de oliva para freír dulces porque es más insípido; lo dejo a la elección de cada cual)
  • Azúcar glas para espolvorear

Huesos de San Expedito

Elaboración

  1. Se cierne la harina y se reserva.
  2. Se baten juntos el huevo, la yema y el azúcar para que este se disuelva un poco.
  3. Se añaden el aguardiente y el aceite, se mezcla todo bien y a continuación se añade la harina. Se amasa bien, se debe obtener una masa blandita y más bien pegajosa, porque con el posterior reposo se endurece. Puede ser necesario ajustar la cantidad de harina, ya que no todos los huevos son del mismo tamaño ni las harinas tienen la misma capacidad de absorción.
  4. Se deja reposar la masa una media hora, tapada con plástico, para que se hidrate la harina.
  5. Una vez reposada la masa, se vuelve a amasar un poquito, si se pega mucho se le puede añadir algo de harina. Se van tomando pedazos del tamaño de una nuez, con los que se forman rollitos de unos 8 cm entre las manos, o también se pueden formar cilindros de unos 2 cm de diámetro, que se cortan en porciones de 8 cm. Mientras se hacen los churritos aconsejo mantener el resto de la masa en una bolsa de plástico, para que no se seque.
  6. Se pone el aceite a calentar a fuego medio-flojo, ojo porque no es necesario que esté muy caliente. Si el aceite está demasiado caliente no se inflan todo lo que deben, pues se les forma la corteza demasiado pronto. Se les va dando un tajo a lo largo con un cuchillo o una tijera de cocina y se fríen hasta que se inflan ligeramente y se doran; deben tardar unos dos minutos por cada lado, pues tienen que cocerse bien por dentro (hay que estar pendientes para ir dándoles la vuelta, que no son tan bien educados como los buñuelos y no se la dan solos). Recomiendo probar primero con un solo hueso, para ajustar la temperatura del aceite; no deben arrebatarse. Se sacan a un papel absorbente y se espolvorean de azúcar glas.

Huesos de San Expedito

Consejos, degustación

Estos huesos de San Expedito son un dulce facilísimo de hacer, perfecto para preparar con vuestros niños, si los tenéis, claro, porque amasar los churritos cual si de plastilina se tratara es francamente divertido. Y acabar toda la familia de harina y aceite hasta las cejas… une mucho. Los huesos de San Expedito, como cualquier rosquilla o pasta, se conservan bastante bien durante al menos una semana, siempre guardados en una caja metálica. Aunque el mismo día es cuando están más buenos.

Huesos de San Expedito

22 Comentarios

  1. luisa 8 Junio 2011 en 19:52

    Pues has entrado por la puerta grande. Una rica receta. Que te vaya bonito en esta nueva experiencia. Bss

  2. kako 8 Junio 2011 en 20:19

    Que delicia Miriam, los haré para el invierno y faltaré a mi ética contra la fritura, una vez en la vida!

  3. Akane 8 Junio 2011 en 20:41

    Me encantan los dulces tradicionales, los típicos de cada región, de cada pueblo, con sus curiosos nombres y su historia detrás… Además es un tema en el que ando algo pez, así que no puedo más que agradecerte posts como este 🙂

    La pinta que tienen es increíble, nada aceitosos.

    Un abrazo

    PD. Yo tengo el platito ese de flores que sale en la primera foto 😀 El juego de tazas es muy bonito.

  4. Pepekitchen 8 Junio 2011 en 21:04

    Enhorabuena, Miriam, por tu primer post, y que sean muchos.

    Una receta excelente, y las fotos, como siempre, geniales!!

  5. zer0gluten 8 Junio 2011 en 21:42

    Yo sabía que me iba a encantar tu entrada y no me he equivocado. Haciendo dulces tradicionales no hay otra como tú. A mí todo lo que vaya frito (en repostería) es lo que más me gusta comer y menos hacer, por aquello del pringoteo, pero reconozco que esa caja llena a la que cae el azúcar glass, es todo un tesoro.
    A dieta que estoy, ni te imaginas lo que daría yo, por media docenita con un café con leche, aunque estemos rozando la cena.
    Bendita seas Miriam y benditos tus Huesos de San Expedito.
    Besos.

  6. SandeeA 8 Junio 2011 en 21:50

    Miriam, no sé cómo decirte esto pero… me muero por tus huesitos 😛

  7. Miriam/El invitado de invierno 8 Junio 2011 en 22:11

    Gracias a todos, chicos, me abrumáis!!

  8. cocidodesopa 8 Junio 2011 en 23:07

    Miriam, así me gusta, que te engalanes para la presentación. Pues fíjate que estos huesitos los conozco desde no hace mucho tiempo, y los descubrí en el obrador en el que compro el pan. Encontré la receta en internet, y según averigüé son típicos en Semana Santa en alguna localidad andaluza, pero creo que te lo leí a ti, hablando sobre la gastronomía tradicional madrileña, que resultan que son de Madrid, y me quedé a cuadros.

    Lo que tengo seguro es que me gustan, y nos gustan mucho estos huesitos. ¡Loca por tus huesos, Miriam! Ja ja ja.

    Besos!!

  9. Lorena 9 Junio 2011 en 9:28

    Deliciosos para cualquier celebracion,son muy oportunos y las ilustraciones estan preciosas!!!! Felicitaciones….

  10. ana 9 Junio 2011 en 9:48

    Miriam, bienvenida.
    Maravilloso postre para la primera entrada.
    Me gustan mucho. En mi casa se hacen rosquillas… bueno las hace mi madre y todos terminamos llenos de harina o comiéndonos la masa antes de freírla.
    Yo también creo que los postres de siempre son los mejores, los de nuestras abuelas… ellas sí que sabían.
    Besos

  11. Carmen 9 Junio 2011 en 16:24

    Una manera fantástica de iniciar tu camino con Pepe, con un dulce exquisito y como dices perfecto para hacer en compañía de los peques de la casa. Ya he impreso la receta y este finde tendremos trabajo.
    Muchas felicidades y adelante, estaremos pendientes.
    Besitos

  12. Carlos Dube 9 Junio 2011 en 17:23

    Qué arte tienes Miriam, unos dulces suculentos, perfectos, con unas fotos como era de esperar, geniales!. Viva los dulces tradicionales!!!

  13. Maduixa 9 Junio 2011 en 17:37

    Oléeeeeeee Miriam!!!! pues sí que ayer fue un día especial, sí!! :-)) la más grande de las enhorabuenas, sobre todo a Pepe, a quien no tengo el placer de conocer, porque se lleva una pedazo joya, pero de las de verdad!

    nada! cambio los enlaces ahora mismo que luego me despisto. Un beso enorme y muchísimas felicidades 😉

  14. Colette 9 Junio 2011 en 18:12

    Miriam, fantástico post (para estrenar nueva…añadida ubicación) y maravillosas fotos del proceso!Mira que me gusta casi todo lo que lleve anís!!;)

  15. Sara 9 Junio 2011 en 20:15

    Que lindos–no conozco nada parecido. Lastima que todavia me da miedo freir: por esto y varias otras recetas, lo tendre que conquistar!

  16. Irene 10 Junio 2011 en 6:00

    Yo creo que en mi zona tampoco tenemos nada parecido a esto. En general es que somos poco de masas fritas, yo creo… De todas maneras, yo no les digo que no a estos huesos!
    Enhorabuena por tu primera colaboración, espero que haya muchas más tan buenas como esta!

  17. Tania 12 Junio 2011 en 11:30

    Perfecta manera de comenzar! Tienen una pinta estupenda

  18. Erika 17 Junio 2011 en 20:07

    Todo un lujo de bocaditos. No soy muy del anís pero si le ponemos poquito seguro que me como un par, es que se ven super tentadores. Unas fotos infartantes!
    Cariños

  19. Isabelilla jcyl 19 Junio 2011 en 20:15

    Desde luego tienen una pinta estupenda, una amiga de mi madre los hace y son una maravilla.
    Ahora estoy a dieta pero en invierno prometo hacerlos para todos mis compañeros de trabajo, y para mi claro.

  20. Cook me tender 20 Junio 2011 en 11:46

    Jijijiji te imagino con tus calcetines y raya en medio…..Geniales Miriam! Me encanta, los conocía pero no tenía ni idea de como hacerlos! Gracias y besitos!

  21. Maite 21 Junio 2011 en 11:54

    pues sí que apetecen estos huesitos de San Expe… muy majos, dí que sí. Yo también los conozco como los huesos de San Expedito y me gustan como a ti, pillando una semillita de anís de vez en cuando… un gustazo,
    Besos

  22. alfredo 2 Noviembre 2012 en 23:15

    Me ha gustaxo y además esta esplicadp con claridad.;

Deje su comentario