sorbete de piña

Seguimos con las recetas refrescantes. No tenemos excusa, estamos en temporada. Os traigo un sorbete con un toque especial, un ligero sorbete de piña al romero, aromatizado con esta hierba tan de la tierra, que se puede preparar tanto con Thermomix como sin ella.

Como actualmente podemos encontrar piñas en el mercado casi todo el año, este sorbete no solo resulta fantástico ahora en el veranito, sino que se puede preparar en otra temporada y mezclarlo, semiderretido y no tan frío, con alguna bebida alcohólica, como el cava.

Para este sorbete he seguido una receta de un excelente y recomendable libro de postres, The Sweet Life, de una renombrada chef americana, Kate Zuckerman. Pues manos a la obra.

Ingredientes

1 1/4 kg de piña (pelada y troceada, unas 2 piñas), 160 g de azúcar, 4 cucharadas de miel, 1/2 l de agua, 3 ramitas de romero fresco, el zumo de 1 limón.

Sorbete piña

Elaboración

Parte la piña, elimina el corazón y córtala en trozos. Coloca los trozos en una cazuela con el agua, el azúcar y las ramitas de romero. El agua debe ser la justa para cubrir la piña, así que la cantidad que damos es orientativa. Llévalo todo a ebullición y cuécelo a fuego suave unos cinco minutos. Verás que la piña se pone de un amarillo más vivo.

Al cabo de ese tiempo, apaga el fuego, tapa la cazuela y deja infusionar 10 minutos. Retira las ramitas de romero y pasa los trozos de piña a la Thermomix u otra batidora potente. Añade tanto líquido de cocción como sea necesario para poder triturar cómodamente, no mucho. El resto del líquido se desecha. Añade ahora la miel y el limón, y tritura unos 2 minutos en Thermomix a velocidad máxima. Aconsejo pasar el puré resultante por un pasapurés, para asegurarnos de que no ha quedado ningún pedazo fibroso del corazón de la piña.

Deja enfriar el puré obtenido y prueba el grado de dulzor. Añade más azúcar si está soso y más limón si está demasiado dulce. No olvides que las bases de helados y sorbetes siempre tienen que parecer algo dulces antes de congelar, puesto que el congelado en cierto modo contribuye a “disimular” el sabor dulce. Pon la base en cubiteras para congelarlo, si vas a usar la Thermomix para hacer el sorbete, o sigue enfriándolo en el frigorífico, si vas a usar una heladera o vas a hacerlo por el método tradicional de congelar y batir. Para rematar la preparación os remito a las completas explicaciones de Pepe para preparar helados en casa.

Consejos, degustación

Si usas la Thermomix, una vez batido el sorbete deja que se endurezca en el congelador por lo menos tres horas. A las cuatro o cinco horas está perfecto, ni muy blando ni hecho un bloque. Queda muy vistoso si lo sirves en copas altas.

Ni que decir tiene que cuanto más sabrosa sea la piña, más sabor tendrá este sorbete. Este ligero sorbete de piña, con su sutil aroma a romero, también resulta fantástico servido en forma de chupito entre plato y plato, para limpiar el paladar de los comensales en uno de esos días en que queráis sentiros “ideales” e impresionar a vuestros invitados. Ah, ¿que vosotros los impresionáis siempre? Sois mis ídolos.