Lomo en manteca

Esta es una forma tradicional de cocinar y conservar la carne de cerdo, de cuando se hacía la matanza. Se usaba lomo, pero también podemos utilizar cualquier trozo magro de cerdo, como la paletilla o el jamón. En algunas zonas de Andalucía también se conservan los chorizos, fritos en manteca, como en la comarca de Ronda, donde recomiendo el fabricante Melgar, de Benaoján.
Lo auténtico es usar la “manteca en pella”, como se llama en Málaga, que no está refinada, con el mesenterio o “telilla” que es lo que se convierte luego en la “zurrapa”…en fin, hay un montón de términos locales vinculados a este plato. Como es difícil de encontrar podemos usar manteca refinada.

Gracias al vinagre que añadimos en el adobo la carne queda más tierna y la manteca dura mucho más, incluso fuera del frigorífico. Antiguamente se guardaba en unas “orzas”, recipientes de barro con tapadera, con forma de ánfora, de lo que viene el otro nombre del plato: lomo de orza.

Ingredientes para el lomo en manteca

  • 1 kgr. lomo de cerdo (o magro)
  • 1 kgr. manteca de cerdo
  • Sal, pimienta

Ingredientes para el Adobo:

  • 8 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 100 cc. vinagre de vino blanco
  • 50 cc. agua
  • Sal

Preparación del lomo en manteca

• Si usamos manteca “en pella”, hay que trocearla muy fina primero. Es la que hemos usado en este caso. Si usamos manteca refinada no es necesario este paso.
• Ponemos la manteca a derretir a fuego lento en una olla.
• Una vez que está derretida y empieza a calentarse, añadimos la carne cortada en dados gruesos, de unos 7 cms. de lado, previamente salpimentada.
• Se remueve a fuego lento unos 15 minutos, hasta que se empieza a dorar la carne.
• Mientras, preparamos el adobo batiendo los ajos pelados con el laurel, un poco de sal, el vinagre y un poco de agua.
• Vertemos el adobo en la olla, sobre la carne, una vez dorada.
• Dejamos cocer a fuego lento una 45 minutos, o hasta que la carne esté muy tierna, removiendo de vez en cuando.
• Dejamos templar, pasamos a un tupper hermético y se guarda en frío hasta la hora de servir.
• Se sirve frío, cortado en rodajas con un poco de manteca, sobre tostadas, o bien el “taco” de lomo se calienta en la sartén y se sirve con patatas fritas o migas, que constituyen el conocido “plato de los montes”, típico de las ventas del interior de Málaga (al que se añaden otros ingredientes, como pimientos fritos, chorizo o huevo frito). Le pega mucho un tinto como este Ribera del Duero 2007 , un Tempranillo 100% que os aconsejamos.

Hay otra variedad de sabor más intenso, que lleva pimentón y orégano en el adobo, y que se llama manteca “colorá”, por el color.

Si no gusta muy fuerte, puede reducirse la cantidad de vinagre. Hay muchas cocineras que lo hacen sin vinagre, aunque este último garantiza una mejor conservación y una carne más blanda.

Ah, en mi casa recuerdo que se era costumbre hacerlo por Navidad.