Receta de caldo de pollo casero
Este caldo casero es ligero y sano, además se servir como base a muchas elaboraciones, sopas, cremas, arroces y salsas. Pero tal cual, con unos costrones de pan o un poco de pasta resulta una sopa deliciosa para reconfortar nuestros estómagos. Esta receta de caldo de pollo casero te hará triunfar en la cocina.

Y es que muchas veces echamos mano de caldos envasados o a las socorridas pastillas de caldo, que no están mal para una emergencia, pero un caldo casero siempre será mejor, más sano, natural y con menos grasas y aditivos.

Ingredientes para 3 litros.

Un pollo mediano, limpio, eviscerado y con piel, 2 nabos, 3 zanahorias, un puerro, una patata, 2-3 ramas de apio verde, una rodaja de calabaza pelada, una hoja de laurel, unos granos de pimienta negra, sal, una ramillete de perejil.

Elaboración

Lo ideal para el caldo casero es usar una cazuela grande, donde quepan bien todos los ingredientes. Introduce dentro el pollo entero, limpio y lavado, para quitar posibles restos de sangre.

Cubre con 4 litros de agua, o lo suficiente para que cubra bien el pollo y lleva a ebullición.

Ve añadiendo a la olla las verduras, peladas y troceadas. No desaproveches la parte verde del puerro, ni las hojas del apio. Adereza con la pimienta, una cucharada de sal y el perejil. Si quieres puedes añadir un poco de tomillo fresco.

Deja cocer a fuego lento durante una hora y media como mínimo, hasta que quede un caldo sustancioso. Es importante ir espumando la superficie para que el caldo quede claro. Para ello usa un cucharón o espumadera.

Si tienes prisa puedes usar una olla rápida, dejando 40 minutos a presión, aunque siempre es preferible a fuego lento, como se ha hecho toda la vida.

Receta de caldo de pollo casero, elaboración

Consejos

Este caldo se puede enriquecer con otras verduras, o darle más sabor con un hueso de jamón. Una vez listo es mejor dejarlo enfriar en el frigorífico y retirar la grasa que se queda en la superficie, usando una cuchara.

Ya en este punto lo podremos colar para su uso, pasando por un colador fino o chino. El pollo se reserva aparte. Lo mejor es sacar la carne del pollo y usarla para añadirla a la sopa, o para unas croquetas, como es tradicional.

Si no lo vamos a gastar pronto, al ser una cantidad grande, lo podemos congelar en tupper herméticos para su uso posterior, pero si lo guardamos en frío dura 3-4 días.

Servicio final

Para 4 personas calienta un litro de caldo de pollo desgrasado. Añade 150-175 gr. de fideos finos u otro tipo de pasta y deja cocer unos minutos. A la hora de servir añade un poco de la carne de pollo reservada y unos taquitos de jamón. Sirve al momento esta deliciosa receta de caldo de pollo casero.