Estoy muy de acuerdo con Ondakin en que el marmitako es un guiso perfecto para cualquier época del año, incluso ahora en verano. A mi el cuerpo me pide guisos calientes de vez en cuando, y aunque se disfrutan mucho las ensaladas y sopas frías, no es malo una buena sopa ligera o un guiso marinero como esta receta vasca maravillosa. Aquí os dejo mi versión de la receta de marmitako de bonito.

Aunque también puedes usar atún para el marmitako, yo lo he preparado a la manera tradicional, con bonito fresco de calidad. Es mejor usar un lomo grueso, y limpiarlo muy bien de piel o espinas. Como la mayoría de los guisos marineros, prima la sencillez y la calidad de la materia prima.

Ingredientes, 2 personas

100 cc. aceite de oliva, un pimiento rojo, una cebolla grande, 2 dientes de ajo, una cucharadita de pimentón dulce, 3 patatas medianas, 200 cc. salsa de tomate, una hoja de laurel, 150 cc. vino blanco seco, 300 gr. bonito fresco, caldo de pescado o agua (cantidad suficiente), sal.

Elaboración

Usa una cazuela de fondo grueso. Calienta el aceite un poco, y luego añade el pimiento rojo y la cebolla cortados en dados, no muy pequeños, de un centímetro más o menos. Añade los ajos picados y deja que se haga el sofrito a fuego medio unos 8 minutos.

Incorpora las patatas, peladas y cortadas en dados grandes. El corte ideal es de patatas “encontradas”,  en las que el corte se acaba desgajando un poco la patata para que suelte la fécula y espese el guiso. Sofríe 3-4 minutos, añade el pimentón (también se puede usar pulpa de ñora, mucho mejor) y riega con el vino blanco. Deja reducir un poco y cubre con la salsa de tomate, el laurel y un poco de caldo de pescado o agua, unos 150 grs.

Ajusta de sal y pizca de azúcar (si el tomate es muy ácido, opcional), tapa y deja cocer a fuego lento unos 30 minutos, o hasta que las patatas queden muy tiernas. Si ves que queda muy espeso el guiso puedes añadir un poco más de agua o caldo durante la cocción, siempre en pequeñas cantidades. Prefiero usar agua, pero si te gusta el sabor a pescado intenso añade caldo de pescado casero.

Ya al final incorpora los tacos de bonito, mejor grandes, de 2 centímetros de grosor, y dejamos cocer apenas 3-4 minutos, tapado, lo justo para que quede tierno. Si se guisa en exceso queda seco y correoso. Aparta y sirve al momento este increíble guiso marinero, mi receta de marmitako de bonito, un clásico imprescindible.