Manzanas envueltasEstas manzanas envueltas con salsa de caramelo salado son el postre perfecto para no currar mucho y quedar como una reina. O un rey. La masa de envolver es una sencilla masa de tipo empanadilla, que si tenéis algún robot de cocina la haréis en un pis pas. Después no hay más que añadirles unas pasitas maceradas a las manzanas, envolverlas, y al horno. Un niño de seis años sabría hacerlo (pues que traigan un niño de seis años, como decía Groucho).

Pero he de confesar que el ingrediente mortal de este postrecillo o meriendilla es la salsa de caramelo salado. Adictiva a más no poder. Pues bien, tampoco tiene ninguna dificultad y además se puede preparar con antelación. La receta procede de uno de mis blogs favoritos, Tartelette. Eres una genia, Helene.

Ingredientes

Para la masa (para unas 6 manzanas): 100 g de agua, 110 g de vino blanco, 70 g de manteca, 1/2 cucharadita de sal, 450 g de harina corriente.

Para las manzanas, por persona: 1 manzana reineta, 1 puñadito de pasas, 1 buen chorretón de vino dulce, 1 cucharadita de azúcar moreno, zumo de limón.

Para la salsa de caramelo salado:  115 g de mantequilla salada, 230 g de azúcar, 80 ml de agua, 150 ml de nata para montar.

1 yema de huevo y 1 chorrito de nata para pincelar las manzanas.

Manzanas envueltasElaboración

Empezaremos por la salsa. Pon en un cazo el agua con el azúcar y calienta hasta que se disuelva el azúcar. Añade entonces la mantequilla. Llévalo a ebullición y cuece hasta que se caramelice (cambiará de color, ojito con pasarse). Retira del fuego y añade la nata con cuidado y poniendo una tapa, pues saltará. Vuelve a ponerlo en el fuego y cuece 10-15 minutos hasta que espese. Reserva.

Vamos ahora con la masa. Mezcla el agua y el vino con la manteca derretida y la sal. Añade la harina y mezcla bien hasta que esté homogénea. Si tienes Thermomix, añade la harina sobre los líquidos y programa 6 segundos a velocidad 6. Envuelve en un plástico y deja reposar media hora.

Mientras la masa reposa, pon las pasas en un cuenco y cúbrelas con el vino dulce. Mételas en el microondas un minuto, para que se maceren. Deja enfriar. Escúrrelas del vino y añade el azúcar moreno. Remueve bien y reserva.

Pela las manzanas y quítales el corazón. Frótalas con un limón para que no se ennegrezcan.

Pon el horno a calentar a 190 ºC.

Extiende la masa sobre la encimera enharinada, hasta un grosor de unos 2 mm. Corta redondeles de tamaño suficiente para envolver tus manzanas. Coloca el primer redondel en la fuente donde vayas a cocer las manzanas (es más fácil montar el “paquete” directamente en la fuente, si es posible, que trasladarlo después).

Manzanas envueltasColoca cada manzana en el centro de un redondel y rellena el hueco central con las pasas escurridas. Envuélvela como si hicieras un hatillo de ropa, pegando bien la masa a la manzana desde abajo. Si te queda algún pliegue de masa sobrante, lo puedes recortar. Aprieta bien las uniones de la masa para que no se abra al cocerse.

Bate la yema de huevo con el chorrito de nata y pincela la masa. Espolvorea un poco de azúcar moreno sobre cada paquete. Hornea las manzanas 25-30 minutos.

Consejos, degustación

Las manzanitas se sirven con la salsa caliente o templada, ya que si está fría se espesa casi como un dulce de leche.

Como ya he comentado, la salsa de caramelo salado se puede hacer con antelación, pues se conserva estupendamente. La masa para envolver también se puede hacer antes, se conserva bien varios días envuelta en plástico en el frigorífico. Así solo necesitas montar los paquetes y hornearlos el día que quieras hacer este postre.

Las manzanas envueltas con salsa de caramelo salado se pueden tomar calentitas, recién salidas del horno, o del tiempo. Están igualmente buenas. Pero os aseguro que lo que no olvidaréis será la salsa. Tiene mucho peligro. Palabra de El Invitado de Invierno.

Manzanas envueltas