Cómo hacer una pizza perfecta

Me encanta la pizza, suelo hacerla una vez a la semana, por lo menos. La verdad es que además de estar muy rica, es un alimento muy completo, ya que tiene pan (cereales), queso, aceite, verduras, y lo que la imaginación requiera.

Cumple casi al dedillo las recomendaciones de la dieta mediterránea y si no queremos engordar podemos hacer la pizza sin queso. De hecho las primeras pizzas no tenían queso, eran una especie de tortas de masa de pan aderezadas con aceite de oliva, tocino y poco más. A partir del siglo XIX es cuando se empezó a añadir ingredientes, hasta lo que conocemos hoy día.

Para hornear la pizza, ponerla sobre la bandeja del horno en la parte de más calor. Encender el horno al máximo un rato antes, al menos 20 minutos, para que tenga la temperatura adecuada (los hornos de pizzas alcanzan más de 300ªC).


Mi pizza favorita lleva gorgonzola, mozarella, champiñones y poco más, pero os invito a experimentar con diferentes ingredientes. Eso sí, la base debe ser una buena salsa de tomate casera.

Para amasar la masa de pan os aconsejo seguir mis consejos.

Ingredientes (para dos pizzas medianas):

Masa:

  • 200 cc. agua templada
  • 350 gr. harina de fuerza
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 30 gr. levadura fresca de panadero
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Salsa de tomate:

  • 1 lata de tomates pelados
  • 2 dientes de ajo
  • Pizca de orégano
  • Sal
  • Pizca de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen

Relleno:

  • 5 champiñones
  • 2 cucharaditas de alcaparras
  • 15 aceitunas negras deshuesadas
  • 2 pimientos verdes (o verdes y rojos)
  • 1 latita de anchoas en aceite (opcional)
  • 50 gr. queso gorgonzola dolce
  • 50 gr. mozarella
  • Orégano
  • Pizca de sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen

Preparación:

* Mezclar la levadura en el agua, a unos 30ºC. Hacemos un volcán con la harina en la mesa de trabajo, ponemos en el centro el agua con la levadura, la sal y el aceite de oliva. Mezclamos a mano poco a poco y amasamos unos minutos, refinando la masa (ver consejos).

* Poner en un cuenco aceitado, tapar con film y dejar en sitio cálido hasta que doble su volumen.

* Mientras hacemos la salsa calentando los ajos aplastados, con su piel, y el orégano en el aceite, hasta que se doren un poco. Retiramos los ajos y añadimos los tomates, un poco escurridos.

* Aderezamos con un poco de azúcar, para quitar la acidez del tomate, y una pizca de sal. Dejamos cocer la salsa a fuego suave 15 minutos, tapada.

* Una vez lista la ponemos sobre un colador, para que pierda el exceso de líquido (así evitamos que la base de pan quede cruda). Reservamos.

* Un vez haya subido la masa de pan al doble de su volumen, dividimos la masa por la mitad, con un cuchillo.

* Estiramos cada mitad en la mesa espolvoreada de harina o sémola fina, hasta hacer un circulo de masa muy fina. La ponemos sobre una bandeja cubierta de papel de horno espolvoreada con semolina o harina.

* Cubrimos con la salsa de tomate, los quesos, las verduras picadas, las aceitunas enteras o en mitades, el orégano y un chorrito de aceite de oliva.

* Horneamos a máxima temperatura unos 15 minutos, o hasta que los bordes empiezan a dorarse.

Rica no?..Os aseguro que ya no querréis comprar pizzas congeladas después de probar esta 🙂 Por supuesto, los ingredientes a añadir pueden variar hasta el infinito, según vuestros gustos e imaginación.

Imagen  |  Flickr

En Pepekitchen  |  Consejos para hacer pan