hacer pasta fresca

Aunque muchas veces se utiliza la pasta seca industrial, a base de sémola de trigo duro, hay muchos platos en los que merece la pena hacer pasta fresca casera, más fácil de hacer de lo que muchos pensamos. Aquí os dejo mis consejos sobre cómo hacer pasta fresca casera.

Lo ideal para conseguir los mejores resultados es tener una sencilla máquina para pasta italiana, las mejores son de la casa Imperia, y se pueden encontrar fácilmente, algunas incluso con motor incorporado.

Sin embargo, muchas amas de casa italianas estiran la masa a mano sobre una mesa grande enharinada, pero hay que tener un buen rodillo y unos buenos brazos, desde luego, para que quede bien fina.

Los ingredientes básicos para hacer la pasta fresca casera

300 gr. harina, media cucharadita de sal, 3 huevos grandes, 2 cucharadas de aceite de oliva (opcional).

Elaboración de la pasta fresca

1º paso, amasado de la pasta fresca

Esta receta rinde unos 500 gr. de pasta fresca, suficiente para 4 raciones normales. En Toscana se añade aceite a la masa, y así es más fácil de trabajarla, pero hay quien dice que es mejor no hacerlo ya que entonces la pasta absorbe menos el sabor de las salsas.

La harina debe ser blanca muy refinada, tipo 00. de primera calidad, y no son recomendables ciertas harinas de sémola que se venden como “harinas para pastas”.

Lo tradicional es poner la harina formando un volcán en la mesa, con la sal. Se vierte en el centro los huevos batidos ligeramente con el aceite, si lo usamos. Con un tenedor vamos mezclando poco a poco los ingredientes y luego procedemos a amasar a mano, con movimientos rítmicos, durante 10 minutos, hasta conseguir una masa elástica y flexible. También se puede mezclar de forma más rápida en un robot de cocina o en un bol amplio.

Durante el proceso podremos añadir algo más de harina en la mesa, si vemos que lo necesita. Si vemos que nos ha quedado demasiado dura, añadimos una pizca de agua fría.

Hoy día se suelen usar robots de cocina para el amasado. Si tienes Thermomix o robot similares, introduce todos los ingredientes y procesa a velocidad media hasta que la masa quede bien lisa y homogénea.

Si usas aromatizantes o colorantes, como puré de tomate, puedes añadirlo al principio, con el resto de ingredientes líquidos.

2º paso Estirado de la masa

Una vez lista se deja reposar la masa al menos 15 minutos, tapada con un cuenco de cristal, hasta un máximo de 3 horas, para evitar que se seque mucho.

Luego procedemos al estirado. Si los hacemos a mano, habrá que disponer de una mesa amplia enharinada y un buen rodillo, mejor de madera.

Corta la masa en porciones de 50-75 gr. y procede a estirar con el rodillo, espolvoreando la superficie con un poco de harina para facilitar el proceso. Sigue estirando hasta darle el grosor deseado, normalmente menos de un milímetro, lo más fina posible.

Deja entonces reposar las tiras de masa, cubiertas con harina y un trapo, durante media hora.

Si usas la máquina de pasta, pasa una pieza de pasta de 50 gr. por el rodillo en la posición de mayor grosor. Vuelve a pasar por el rodillo, reduciendo el grosor en cada paso, hasta llegar el grosor deseado, normalmente el último o penúltimo grosor. El grosor se ajusta con una rueda dentada en el lateral.

Para que salga bien habrá que enharinar un poco los rodillos y la masa de vez en cuando. Lo más cómodo y rápido es usar una máquina con motor.

3º Paso cortar la pasta

Una vez lista y reposada, se puede cortar a mano, con un cortapastas o cuchillo afilado, dando las formas deseadas, como láminas grandes para lasaña o canelones, triángulos para maltagliatti, tiras para parpadelle, farfalle, tallarines, etc.

Si usas la máquina de pasta, tiene incorporado un accesorio cortador que permite hacer tagliatelle de diferentes grosores.

Para hacer raviolis u otros tipos de pasta rellena hay moldes especiales, como el que vemos en la foto, con un rodillo especial para cortar los raviolis una vez rellenos, pero a mano se hacen igualmente, con un cortapastas especial o cuchillo afilado.

Una vez cortados se dejan reposar para que se sequen un poco y luego se cuecen breves minutos en agua hirviendo salada. Para secar la pasta corta de puede poner sobre una mesa enharinada, o en una rejilla especial para secar pasta corta. Se escurre y se sirve con nuestra salsa favorita. A disfrutar.

Si quieres aprender conmigo a preparar pasta fresca casera puedes acudir a alguno de nuestros cursos de cocina presenciales en nuestra Escuela de Cocina Pepekitchen, en Arroyo de la Miel, Málaga.

 

Relacionados

Receta de tallarines frescos con salsa de pescado y langostinos

Recetas de pasta y cereales en Pepekitchen

Receta de espaguetis con salsa boloñesa

Cómo hacer ñoquis o gnocchi de patata, receta paso a paso